Institut Oftalmològic de Catalunya-Oftalmología infantil 

Haz clic aquí para editar el subtítulo.

La retinopatía del prematuro está asociada a otros problemas de carácter no visual en edades más avanzadas de la vida, según un estudio publicado en febrero en la revista JAMA.


Los investigadores, basándose en los datos de un estudio multinacional (Caffeine for Apnea Prematurity trial ) estudiaron durante 5 años a niños prematuros nacidos entre 1999 y 2004 en 31 centros en Canadá, Austria, Europa, Israel y Estados Unidos.


De 1.582 niños que se sometieron a la evaluación a los 5 años , 95 tenían retinopatía severa. De ellos, el 39,5 % tenían por lo menos una discapacidad no visual en comparación con el 15,8% de los niños sin retinopatía.

Las discapacidades no visuales incluyen problemas motores, problemas cognitivos, problemas de conducta, mala salud en general, y pérdida severa de audición.


En comparación con los niños sin retinopatía del prematuro ,los resultados de este estudio indicarían que los niños con antecedente de esta enfermedad de la retina tienen de 3 a 4 veces más probabilidades de tener pérdida de audición severa o alteraciones motoras o cognitivas .


Los autores concluyen que estos resultados pueden ayudar a los médicos en los consejos de seguimiento que puedan dar a los padres de los niños con retinopatía de la prematuridad, así como identificar a los lactantes de alto riesgo a largo plazo.




 El uso de juguetes con láser puede ocasionar problemas oculares importantes en los niños y, por tanto, los consumidores y los padres deben ser alertados de los peligros potenciales de este tipo de dispositivos de acuerdo con una reciente publicación de la revista eye en su número de enero


Las lesiones oculares en los cinco casos que describen los autores afectan a la parte central de la retina, la mácula, que es la encargada de la visión más fina. Las alteraciones que produjeron fueron disminución de la visión en uno o ambos ojos y dejaron lesiones cicatriciales visibles mediante la exploración del fondo de ojo o con imágenes obtenidas por medios más sofisticados de exploración como la tomografía de coherencia óptica (OCT). En algún caso también describen la aparición de complicaciones más serias por proliferación de vasos sanguíneos desde la coroides o capa vascular que se encuentra debajo de la retina.

Estos tipos de láser son fácilmente obtenibles por compra online desde Internet y debido a que con la mejora de la tecnología se van obteniendo punteros láser cada vez más potentes, representarían un potencial importante peligro de lesión ocular. Los factores que influirían son: la potencia del láser, la proximidad del mismo, la pigmentación ocular, el tamaño de la pupila y el parpadeo durante la exposición.

 

Los autores concluyen que cada vez están más disponibles los juguetes láser semejantes a punteros láser a través de Internet y que algunos de ellos pueden no cumplir con los estándares de seguridad. Asimismo las lesiones que describen en la retina en la infancia tras la exposición ocular al láser de estos juguetes representarían un problema de seguridad.

 

 

 

La administración de aceite de pescado puede reducir la incidencia de retinopatía de la prematuridad.  (Early Human Development).


Es conocida la importancia de los acidos grasos poliinsaturados omega-3, especialmente el ácido docosahexaenoico (DHA) en el desarrollo fetal y neonatal, especialmente para los tejidos cerebrales y de la retina. Ya que el mayor aporte de estos ácidos grasos se produce desde la madre en el tercer trimestre del embarazo, el nacimiento muy prematuro conlleva a un déficit de DHA en estos niños, ya que tienen muy limitada su capacidad de síntesis propia. Esta situación conlleva un riesgo para el correcto desarrollo cerebral y de la retina.

En los recién nacidos prematuros de muy bajo peso suele recurrirse a la alimentación por vía parenteral, o sea directamente administrada a la sangre, durante las dos o tres primeras semanas de vida para evitar el riesgo de problemas intestinales graves (enteritis necrotizante) que conlleva la alimentación por vía digestiva.

Este grupo de prematuros de muy bajo peso, si reciben la administración por via endovenosa de una emulsión grasa que contiene aceite de pescado, tienen menos posibilidades de desarrollar retinopatía de la prematuridad, según un reciente estudio publicado en la revista Early Human Development.

 
En este estudio se compararon 2 grupos de 40 prematuros con diferente alimentación. En uno de estos grupos se administró una emulsión lipídica con base de aceite de pescado (SmofLipid) y en el otro grupo una emulsión lipídica con base de aceite de semillas de soja (Intralipid).


En la comparación de resultados de estos 2 grupos se detectó retinopatía del prematuro en el 5% (1 caso) de los prematuros tratados con aceite de pescado y en el 32.5% (13 casos) de los tratados con aceite derivado de soja.

 

Los investigadores concluyen que la emulsión lipídica de aceite de pescado puede prevenir la retinopatía de la prematuridad en los niños que requieren de alimentación parenteral, aunque sugieren que se necesitan estudios multicéntricos que ratifiquen los resultados.


 

 Una nueva lente intraocular multi-componente (IVO Lens, InfiniteVision Optics, Estrasburgo, Francia) permite ajustes postoperatorios para corregir los cambios en la refracción ocular, por lo que representaría una solución ideal para la cirugía de catarata en la edad pediátrica, según un informe publicado en la edición de enero 2014 de la Revista Jounal of Refractive Surgery.


Las opciones disponibles cuando se realiza una intervención quirúrgica de cataratas en los niños son la simple extracción del cristalino opacificado (estado que se denomina afaquia) y posterior adaptación de lente de contacto sobre la córnea, o bien la extracción de la catarata con implantación de una lente intraocular en la posición original del cristalino en el mismo acto quirúrgico. Esta segunda opción, que es la habitual en el caso de los adultos, está aceptada como la mejor alternativa en niños mayores de 2 años por la mayoría de cirujanos. Es más controvertida entre los profesionales la decisión de la implantación de lente intraocular en lactantes y niños menores de 2 años. Las principales ventajas de la implantación de la lente intraocular incluyen la prevención de la ambliopía, más baja tasa de ciertas complicaciones y mayor cumplimiento si no es posible la adaptación de lentes de contacto.

 

Uno de los principales problemas que se plantean es estos casos es la dificultad en el cálculo de la potencia de la lente intraocular necesaria para dejar al ojo intervenido en la mejor situación refractiva, permitiendo de esta manera que la luz enfoque correctamente en la retina. El otro gran inconveniente es que el ojo del niño se encuentra en desarrollo y crecimiento, lo que condiciona que en poco tiempo su situación refractiva puede sufrir importantes cambios.

 

La gran ventaja que representa la lente presentada en este estudio por el Dr. Portaliou y colaboradores, pertenecientes al Instituto de Visión y Óptica de la Universidad de Creta, es que permite el ajuste de la potencia de la lente implantada teóricamente a lo largo de toda la vida del paciente. Gracias a esto puede llevarse a cabo la implantación de una lente intraocular con mucha mayor precisión refractiva.

 

Esta lente (lente IVO de Infinite Vision Optica) consta de dos partes; la primera se implanta en el saco capsular, tiene una potencia fija de tipo esférico y está provista de unas ranuras en sus extremos. Sobre ésta se fija, sujetada en las ranuras destinadas a ello,  la otra lente que es la intercambiable en el caso de que sea necesario. Esta segunda lente sería la que ajustaría la refracción y tendría la opción de corrección esférica, astigmática e incluso multifocal, permitiendo recuperar de esta forma la visión de lejos y de cerca.